sábado, 8 de diciembre de 2012

hijas de Lilith

En el génesis la primera pareja de Adán no fue Eva, se llamaba Lilith. Dios creó del mismo polvo a ambos: Génesis 1:27 "Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó".

Cuentan las leyendas recogidas en los textos, que Lilith no satisfacía la necesidad de sometimiento que requería Adán. Era bella, espontánea y libre, y muy pronto empezaron a pelear. Cuando deseaban follar él se negaba: "Yo no yaceré debajo tuya, sólo estaré encima ya que soy el superior", a lo que Lilith respondía "Ambos hemos sido creados de la Tierra, ambos somos iguales".

Ella necesitaba salir de esa cárcel tiránica; sedujo a Yahweh, que bajo su enamoramiento, le reveló su prohibido nombre sagrado. Lilith pronunció tan divino nombre, lo que le dio el poder de levantarse del suelo y volar para abandonar aquel Estado de obediencia.

Huyó al Mar Rojo donde su menstruación era recogida por las mareas, y follaba libre con cada demonio que la tomaba como semejante, convirtiéndose así Madre de los Demonios.

Adán, viéndose solo y abandonado, lloró a Dios "Señor del universo, la mujer que me diste ha huido". Dios envió a tres ángeles (Snvi, Snsvi y Smnglof) que fueron a buscarla, amenazándola de que si no volvía, matarían a cien hijos suyos cada día hasta que decidiera retornar. 
Ella sabía que incluso esta suerte sería mejor que regresar.

Como venganza Lilith juró atacar a todo hombre, haciéndose dueña de su semen para dar nacimiento a más niños demonio que reemplazaran los ya muertos.




No es extraño que Lilith se convirtiera en un icono feminista. Es una mujer independiente, insumisa, que desea y demanda sexo, no es tierna, ni cuidadora. El patriarcado convirtió sus alas de espíritu del viendo, en alas demoníacas. 
Pero la leyenda, no acaba aquí: 
Como muestra Miguel Ángel en la Capilla Sixtina, Lilith volvió al Edén en forma de serpiente para mostrarle el camino de la liberación a Eva y a todas nosotras.


11 comentarios:

  1. Lilith: ni heroina ni princesa, crece libre y no se deja someter. http://youtu.be/hjcm5DEA0Ic

    ResponderEliminar
  2. preciosa canción para ilustrar el texto. muchas gracias :)

    ResponderEliminar
  3. no conocia la historia .. ame la cancion

    ResponderEliminar
  4. Se menciona en muy pocos libros, a mí me lo contó la mujer del rabino de Balmes (la sinagoga a la que iba con mi madre cuando era pequeña):

    Lilith fue la primera, pero Eva no fue la segunda, sino la tercera. Antes vino una más, la virgen. La mujer que dios creó de la nada, delante de los ojos abiertos de Adán. Primero huesos, músculos, mucosas, sistemas circulatorio y digestivo y reproductor y nervioso y locomotor, todo ante los ojos abiertos y conscientes de Adán. Luego le puso la envoltura de la piel y el pelo, y era bella y encantadora. Pero Adán no podía ni mirarla, pues la veía llena de mocos, sangre menstrual, fluidos extraños. No veía su preciosa envoltura sino lo que ella era por dentro. Así se lo dijo a Dios Adán, y ÉL se encargó de sacarla del juego, porque no tenía ningún valor en cuanto Adán no se lo encontraba ( y Adán sabía que él también tenía todo eso por dentro). La virgen se deshizo en polvo, o quizá siguió a Lilith al este del Edén.

    Pero Dios dio a Adán otra mujer: una mujer que hizo mientras él dormía. Una mujer de su costilla. No de su cabeza, para que no pensara; no de sus manos, para que no trabajara; ni de sus piernas, para que no pudiese caminar sola. Ni de su estómago, para que no deseara. Ni de su lengua, para que no hablara. No la hizo a partir de sus ojos, para que no comprendiera más que él. La hizo de su costilla, para que se escondiese hasta que fuese necesaria, para que fuese discreta y fuerte, pero nunca se supiese fuera de la casa. A su lado, para ayudarle, formando parte de él pero no siendo él. Un objeto anónimo y reemplazable que, a pesar de todas las precauciones, se volvió contra ellos en cuanto tuvo la oportunidad de saber más. Porque Eva quería saber. Ése fue su pecado, así se comportan los dioses y las autoridades en el patriarcado: Se te niega el conocimiento, y los malvados son aquellos que quieren más, no aquellos que lo esconden. Es como que, para crecer, un árbol tuviese que matar a los que hay alrededor.

    ResponderEliminar
  5. Devera me encanta tu relato!

    ResponderEliminar
  6. maravilloso, tengo 16 y estoy entrando en el fantastico mundo de MI cuerpo. Lilith admirable diosa, gracias por aportar mas conocimiento a esta mujer libertaria, salud!

    ResponderEliminar
  7. Lo que me molesta de los escritos acerca de Lilith, es que suelen seguir el juego del judeocristianismo, encerrándole en un solo "arquetipo" es ella una diosa oscura completa, por ende no sólo es oscura, también es luz. Lilit Lobos.

    ResponderEliminar
  8. Por curiosidad entre al blog, es impresionante la cantidad de información que hay aquí y me encargaré de darlo a conocer a cuanta mujer se pueda!!!

    ResponderEliminar
  9. Lilith pertenece a la tradición judaica aunque, hay otras versiones que la sitúan en la sumeria mesopotámica, donde se dice que toma residencia dentro del sagrado “Árbol de la Vida” que la Diosa Inanna plantó en un jardín sagrado de la ciudad de Uruk.

    Lilith es un nombre que procede del hebreo Lil, cuyo significado noche, supone la traducción de Lilith como nocturna, oscura, ausente de luz. Características que se relacionarían con el presumido ámbito de actuación de este personaje mítico, que va asociado con las fuerzas de la oscuridad. De hecho algunas de las equivalencias dadas al término Lilith estarían en torno a sus cualidades como ser monstruoso, diablesa, espectro, etc con poderes principalmente libidinosos.

    También ha sido comparada con las lamias grecorromanas y medievales, seres que devoran a sus propios hijos convertidas en fieras y dragones.

    La Enciclopedia Británica la define como: “Demonio femenino del folklore judío, equivalente al vampiro inglés. Su personalidad y su nombre (“monstruo de la noche”) se derivan de un demonio asirio-babilónico, Lilit o Lila. Se creía que Lilith tenía un poder especial para dañar a los niños. La superstición se extendió hacía un culto sobreviviente entre algunos judíos tan tardíamente como hasta el siglo VII d.n.e. En la literatura rabínica Lilith llega a ser la primer mujer de Adán, pero se escapa de él y se convierte en un demonio.”


    POR NADA ME IDENTIFICO CON ELLA, NO DAÑARIA A MIS HIJOS POR NADA!

    ResponderEliminar